Apropellets

Tu web de negocios

Cómo causar una buena impresión en el trabajo

La primera impresión es muy importante, ya que a menudo se convierten en opiniones y percepciones a largo plazo, tanto si es positiva como negativa. Si vas a solicitar un empleo, la primera impresión que tienen de ti es muy valiosa, y ahora que has aceptado la oferta de trabajo, la primera impresión se vuelve de vital importancia.

Son en los primeros días cuando tu jefe y tus compañeros se forman una impresión y una opinión sobre ti. Si llegas tarde los primeros días o semanas, ya has perdido una batalla importante, la confianza que podían tener en ti.

Cómo causar una buena impresión en el trabajo

¿Cómo mejorar la buena impresión en el trabajo? Estos son nuestros consejos:

Tener una actitud positiva

Nada funciona mejor para causar una buena impresión que tener una actitud positiva. Muestra tu entusiasmo por formar parte del equipo y demuéstralo interactuando con todas las personas. Deja en casa tus problemas personales y concéntrate en irradiar entusiasmo por esta nueva oportunidad.

Vestirse profesionalmente y asearse correctamente

Nunca debes subestimar la importancia de vestir profesionalmente. Los estudios demuestran que la gente hace un juicio acerca de ti a los 7 segundos de conocerte, y la manera de vestirte puede influir significativamente en esta impresión.

Lo mismo ocurre con el aseo y el cuidado personal. Hay que ir perfectamente peinado y con la barba arreglada. Tienes más información del cuidado personal en esta noticia del Diari de Tarragona.

Mostrar un espíritu de equipo

Ahora eres parte de un equipo de trabajo, y los equipos trabajan juntos para resolver problemas y ser productivos. Sé leal a tus compañeros de trabajo y comparte el reconocimiento con ellos. Gánate la confianza de tus compañeros de trabajo ayudándoles y siendo amable con ellos.

Aprender los nombres de los compañeros de trabajo rápidamente

Nadie espera que el primer día te sepas todos los nombres, pero si eres malo quedándote con los nombres, es tiempo de que investigues algunos trucos para memorizarlos. Y si estás en una situación en la que se te ha olvidado el nombre de una persona, la mejor solución es simplemente pedir perdón y volver a preguntarlo.

Hacer preguntas y pedir ayuda

Nadie espera que sepas todo en primer día, así que siéntase libre de preguntar o pedir ayuda cuando la necesitas. Recuerda que es mejor pedir ayuda antes de hacerlo mal. Puede ser fácil que el orgullo se interponga en el camino, pero fingir que sabes cosas que no sabes, no es lo mejor.

Escucha a tus compañeros de trabajo y pregúntales cualquier inquietud. También mantén abierta la comunicación con tus supervisores.

Tomar notas y orientarse

A menos que tengas una memoria fotográfica, toma notas de todos los sistemas y reglas de la nueva organización. Asiste a todas las sesiones de orientación y acepta cualquier formación que te ofrecen.

Tomar la iniciativa

En la mayoría de las situaciones, se te dará pequeñas dosis de trabajo. Al terminar las tareas, y si estás listo para manejar una carga mayor, toma la iniciativa y pide más asignaciones. Ser proactivo, no esperes que te den una asignación.